Amor y libertad en la eternidad.

El enamoramiento es algo efímero, breve... Ciertamente intenso, pero breve en el tiempo.

Pisemos firme el suelo.

Querer de verdad,  hasta el ser, es más profundo. Ahí donde no intentas cambiar a la otra persona, donde no lastimas, donde no buscas más que el maravilloso momento que queda en el recuerdo; el que te hace sonreír y suspirar.

El que te deja seguir con la vida, sin asaltar la cordura o la conciencia. 

Amar,  sin presión, con desinterés; donde importa una risa o una caricia que no se convierta en dolor.

Dulce en el momento y silenciosa en la verdad. Ser confidentes pero no necesitar explicar,  comprender y respetar lo que hay más allá.

Hablar, reír, confiar y amar.

No buscar más, sin condiciones, sin celos incomprensibles, improcedentes  e imprudentes.

Otra cosa: corta alas, enjaula y al final..., muere.